testamento

Testamento: por qué hacerlo, cuánto cuesta y cuáles son sus trámites

El testamento es el documento que recoge cuál será el destino de los bienes que tiene una persona, el testador o testadora. Pueden contener también los derechos y obligaciones que se derivan de la herencia, luego es el documento que recoge las decisiones de quien se va.

Son varios los motivos que emplazan a redactarlo, algo que se puede hacer a partir de los 14 años. Te los contamos a continuación, junto a otra información relevante como qué pasa con la herencia si no hay testamento, qué tipos hay, cuánto cuesta y cómo se hace.

¿Por qué hacer un testamento?

Un motivo de peso es evitar a los herederos discusiones y debates en cuanto a cómo disponer del patrimonio, lo que puede generar disputas irreconciliables. Agiliza los trámites y les supone un coste económico menor.

El testamento vital permite aclarar qué sucede con aquello que no es un bien patrimonial, por ejemplo, el reconocimiento de los hijos o el destino de algunos documentos personales que la persona fallecida quieren que alguien conserve. Muchos creyentes especifican también cómo les gustaría que fueran las circunstancias de su funeral, sobre todo en cuanto a misas y otras celebraciones religiosas.

Hacer testamento es también una forma de evitar que el Estado se quede con todos los bienes, en caso de que al fallecido no le quede ningún pariente cercano. Podría querer dejarlo a alguien que le ha estado cuidando en sus últimos días, por ejemplo, algo que no contempla el Código Civil si no es con testamento ni familiar directo.

¿Cómo se reparte una herencia si no hay testamento?

Cuando el destino de los bienes de una persona fallecida no ha sido dispuesto por esta, son los herederos los que se hacen con ellos. Los primeros en la línea son los hijos, entre los que se reparte a partes iguales. A su cónyuge le corresponde el usufructo de un tercio de la herencia, además de la mitad del valor de aquellos bienes que sean gananciales.

¿Y si el fallecido/a no tiene hijos/as? En ese caso, los bienes pasarían a sus padres u otros ascendientes vivos, mientras que el viudo/a se quedaría con el usufructo de la mitad de la herencia. Su cónyuge sería el único heredero en caso de no tener ascendientes vivos.

Si ninguno de los anteriores puede recibir la herencia, porque ya no están, esta pasaría a los hermanos, los sobrinos, los tíos, los primos u otros parientes colaterales, según lo que recoge el Código Penal y en el orden expresado.

En última instancia, de no haber nadie que se pudiera quedar con la herencia de una persona fallecida que no ha dejado testamento, sería el Estado quien dispondría de los bienes.

Tipos de testamento

Los herederos pueden conocer las decisiones del fallecido a través de un documento que puede ser de diferentes tipos.

Ológrafo

Es el que queda escrito a mano, siempre con letra clara y sin presentar tachones o correcciones similares, porque entonces no sería válido.

Cerrado

El testamento cerrado es el que se deposita directamente en una notaría dentro de un sobre cerrado. El notario levanta el acta que confirma que ha sido entregado, y que llevará su firma y la del testador.

Abierto

El procedimiento es similar al anterior, pero en este caso el notario sí lee el testamento, del que obviamente guarda secreto profesional. Es él quien lo archiva en el Registro de Últimas Voluntades y, llegado el momento, lo leerá ante los familiares.

Es el más frecuente y se considera que es el que tiene más garantías porque, al leerlo, el notario puede aclarar cuestiones de forma que provocarían problemas en el futuro.

Cuánto cuesta hacer un testamento

El precio de un testamento varía según el lugar en el que se haga, y vemos a continuación algunos ejemplos que permiten hacerse una idea.

Lo que concierne a los herederos no es el coste del testamento, sino lo que tienen que pagar por las sucesiones. Dependerá del valor de los bienes, el parentesco con la persona fallecida o el patrimonio previo que posean antes de recibir la herencia.

En España

Siguiendo informaciones del Consejo General del Notariado, hacer testamento puede costar entre 38 y 50 euros con un procedimiento corto, pero si es largo se puede ir a los 80 euros y de forma independiente al valor de los bienes que se dejan en herencia.

En Argentina

El Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires recoge sus tarifas de trámites y servicios actualizadas a fecha 1 de febrero de 2020. Entre ellas indican que el informe y la inscripción en el Registro de Actos de Última Voluntad es de 690 y 790 pesos argentinos respectivamente, lo que hace un total de 1480 $.

Serían unos 20 euros, pero a eso se pueden sumar otras partidas como la minuta del escribano, luego hablamos solo de tarifas aproximadas.

En México

Para hacer testamento en México hay que tener 16 años, no 14, y el precio dependerá de la entidad federativa en la que se encuentre la persona fallecida.

Se estima que el más económico es Morelos, donde cuesta 870 pesos, aunque en Baja California puede costar 522 con la tarjeta INAPAM. En Tlaxcala la cuantía asciende a 3000 pesos, por lo que es la entidad donde más costaría. Al cambio, serían unos 120 euros.

Cómo hacerlo y dónde

Para que el proceso se dé con garantías, el testador debe hacerlo ante notario. Se trata de un trámite sencillo, pero te lo especificamos.

¿Qué se necesita?

Para disponer ante notario cómo se habrán de heredar bienes, el testador necesitará el DNI para identificarse, y expresar su voluntad. Puede ser el notario el que redacte el texto, al menos si hablamos del testamento abierto que ya decimos que es el más frecuente y seguro. Una vez redactado, el testador lo firmará para expresar su conformidad, y el notario levantará acta y lo archivará en el Registro de Últimas Voluntades.

Si es el propio testador el que escribe el testamento, el procedimiento variará en los primeros pasos, pero esencialmente será el mismo.

¿Dónde acudir?

Para proceder, se puede acudir a una oficina notarial, la más cercana a su residencia. El notario ofrece un asesoramiento imparcial y gratuito como profesional, cobrando por los trámites que realiza.

A la hora de hacer testamento hay que tener en cuenta cuestiones recogidas en el Código Civil que no son del conocimiento de cualquier persona, sino de los profesionales. Acudir a un experto evitará errores en el futuro.

Con todo, hacer testamento es un ejercicio de madurez, de aceptar el final que nos espera y facilitar los trámites a los familiares que habrán de disponer de nuestros bienes.

Calificación:
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email