seguro de vida

Seguro de vida: aspectos básicos que necesitas conocer

ÍNDICE DE CONTENIDOS

El seguro de vida, como sucede con el seguro de decesos, se activa al momento del fallecimiento. Por este motivo, ambos seguros se suelen confundir con muchas frecuencia.

Por todo ello y para tener claro qué es y para qué sirve el seguro de vida, profundizamos en el concepto.

¿Qué es un seguro de vida y para qué sirve?

El seguro de vida es el que proporciona recursos económicos a los familiares de una persona fallecida. De esta forma, cubre los riesgos relacionados con la salud e integridad de las personas, por lo que pertenecen al grupo de seguros para personas. En esta categoría también se incluyen los de viajes, accidentes y decesos.

Todos estamos expuestos a la muerte. Por ello, el seguro de vida es una forma de garantizar un sustento a quienes viven, sobre todo si se prevé que su calidad de vida se reducirá como consecuencia del descenso de ingresos económicos que supondrá la muerte del familiar.

¿Cómo funcionan este tipo de seguros?

Estos seguros se contratan a través de una compañía aseguradora que informará de lo relativo al servicio. No obstante, existen varios tipos de póliza que se ajustan a las necesidades de quien los contrata y de sus familiares beneficiarios:

  • Seguro de vida ordinario. El usuario paga primas hasta el momento de su fallecimiento. Este dinero una vez se haya producido el fallecimiento se destinará a cubrir los gastos de fallecimiento y el resto se destinará a la familia.
  • Seguro de vida temporal. Se contrata solo por un plazo determinado, y el precio se calcula considerando la edad y las posibilidades de muerte del asegurado (Por ejemplo, si realiza alguna actividad de riesgo). Su contratación es más económica que el anterior, y se puede renovar de manera automática.
  • Seguro de vida dotal. Sus características son más variables. La compañía entregará las cantidades económicas pertinentes si el asegurado ha sobrevivido a su vencimiento. El seguro dotal mixto se combina con este que explicamos y con el temporal, por lo que se puede recibir dinero tanto en caso de muerte como de supervivencia.

El seguro de vida puede contratarse a cualquier edad, pero es común que lo hagan adultos que rondan los 40 años y que tienen responsabilidades familiares, sobre todo hijos.

¿Cómo saber si tienes un seguro de vida?

La mejor forma de saber si se tiene o no un seguro de vida es con el certificado de seguros de vida.

Este documento acreditará si se tiene o no este tipo de seguro y se podrá solicitar 15 días hábiles después del fallecimiento de un familiar. En él aparecerán tanto los seguros contratados como las compañías aseguradoras. Para ello habrá que dirigirse al Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento, regulado por la Ley 20/2005.

¿Cómo saber si eres beneficiario de un seguro de vida?

El certificado de seguros de vida se puede obtener online, entrando en el apartado correspondiente de la sede electrónica del Ministerio de Justicia y también se puede tramitar de forma presencial, en las agencias territoriales del mismo Ministerio o en la Oficina Central de Atención al Ciudadano en Madrid, aunque en estos casos es imprescindible contar con cita previa.

La presentación de la solicitud dependerá de la opción por la que se opte. En todo caso, el que hay que cumplimentar es el modelo 790, además de abonar la tasa correspondiente, que es de 3,78 euros.

El plazo legal de emisión es de siete días hábiles desde que se recibe la solicitud si hace por correo postal. El plazo es mucho menor si se opta por la vía telemática, de hecho, puede estar entre las 24 y 48 horas posteriores. Si hay un incremento alto de demanda, puede tardar más.

VALORACIÓN DEL ARTÍCULO
5/5

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMPARTIR ATÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on print