Seguro de decesos: qué es y para qué sirve

seguro de decesos
ÍNDICE DE CONTENIDOS

Seguro que te has preguntado en alguna ocasión cuánto cuesta un funeral, contando desde el momento en que es necesario trasladar el cuerpo. También es posible que tengas dudas sobre quién se debe hacer cargo de ese gasto cuando el fallecido no tiene seguro de decesos, o si puedes eludirlo si estás pasando estrecheces económicas.

A lo anterior y mucho más respondemos a continuación, centrándonos en un tipo de póliza muy habitual en nuestro país. El seguro de decesos.

¿Qué es un seguro de decesos?

El seguro de decesos es el tipod e seguro que cubre los gastos derivados del fallecimiento de una persona.

Al morir, el cuerpo necesitará ser trasladado y enterrado o inhumado (Esto último requiere usar tumba o nicho) en su correspondiente féretro, como mínimo, a lo que sumará, las prácticas de tanatopraxia y tanatoestética, el velatorio y la ceremonia de despedida, sea religiosa o no. Eso cuesta dinero, más aún si sumamos flores funerarias, esquelas, recordatorios de difuntos, libro de condolencias, etc.

Entre las principales coberturas que ofrece un seguro de decesos están las básicas como son cubrir los gastos del servicio funerario y, en ocasiones, ocuparse de gestiones administrativas. Estas pueden abarcar  desde trámites esenciales como la inscripción en el Registro Civil, al testamento online o el borrado de la huella digital.

Otras cláusulas habituales tienen que ver con las asistencia en viajes, lo que atañe sobre todo a la repatriación de restos mortales, pero que también puede abarcar el regreso anticipado por el fallecimiento de un familiar o la prolongación de la estancia por accidente.

¿Para qué sirve?

Tener un seguro de decesos sirve para que la familia no tenga que hacerse cargo de los gastos del funeral.

Conviene leer detenidamente las cláusulas de la póliza para conocer otras utilidades, pues en algunos casos la compañía puede disponer un agente para que se desplace hacia el lugar donde se encuentra la familia e informar en primera instancia de los pasos a dar.

Cabe destacar que este tipo de seguro es diferente al seguro de vida pese a que ambos se suelen activar al momento del fallecimiento y, por ello, se suelen confundir.

El de vida contempla compensaciones económicas a la familia de un fallecido, mientras que el decesos está pensado para cubrir los gastos de fallecimiento. Sin embargo, este último puede incluir alguna cláusula que también contemple la compensación.

¿Qué ocurre si falleces sin seguro de decesos?

El seguro de decesos no es obligatorio, es decir, su contratación corresponde a una decisión personal. Se cuente con él o no, el cuerpo no será abandonado.

En primera instancia, será la familia quien se haga cargo. En caso de que esta no pueda, será un organismo público el que lo haga y lo deposite en una fosa común. Es lo que suele ocurrir con las personas sin hogar: de los gastos se hace cargo el ayuntamiento de la localidad en cuyo término haya fallecido.

¿Cómo hacerse un seguro de decesos con edad avanzada?

Aunque la forma habitual de tener un seguro de decesos es abonando una cuota periódicamente, también se puede abonar mediante prima única.

Esta implica que se abone la cuantía de una vez, lo que se suele producir a instancias de la propia aseguradora en personas de edad muy avanzada. En contra de lo que se pueda pensar, no es más barato que el abono periódico.

Aseguradora y empresa funeraria: diferencias

La aseguradora se hace cargo de los gastos que genera un funeral, mientras que la funeraria es la que presta los servicios necesarios para que este tenga lugar respetando la última voluntad de la persona fallecida o, en su defecto, la de la familia.

Cuando fallece un ser querido, la familia se puede poner en contacto con la compañía aseguradora si lo desea para que oriente sobre los pasos a dar ya que una de sus cláusulas el desplazamiento de un agente funerario a donde se encuentre la familia.

Sin embargo, cada vez es más habitual que la familia se ponga directamente en contacto con la funeraria para comenzar con los trámites y las elecciones, pues son ellos quienes deben elegir a la empresa.

¿La empresa funeraria te ayuda cuando existe seguro de decesos?

Sí, y también cuando no.

La funeraria siempre prestará sus servicios aunque el agente funerario que atienda a la familia preguntará por la existencia de seguro, solo con el ánimo de informar.

La contratación de seguros es un tema muy personal. Por ello, hay personas que prefieren ir depositando fondos en una cuenta de ahorros específica o similar a la que tenga acceso otra miembro de la familia.

Sobre el seguro de decesos en España

El seguro de decesos es, después del automóvil, el más contratado en España. En 2016 eran 21 millones los beneficiarios, y Cantabria, Ceuta, Baleares y Catalunya eran las comunidades que más pólizas concentraban. Este tipo de pólizas eran populares antes ya que además se iban heredando de padres e hijos.

A día de hoy, se considera más económico contactar directamente con la funeraria, y se calcula que con uno de estos seguros se puede llegar a pagar más del doble que abonando la cantidad necesaria al momento del fallecimiento.

VALORACIÓN DEL ARTÍCULO
5/5

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMPARTIR ATÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on print