policía sanitaria mortuoria

Policía sanitaria mortuoria: qué es y cuáles son sus funciones

El tratamiento, traslado y cremación/inhumación de un cadáver, desde un punto de vista objetivo, es una cuestión de salud pública. Que los procesos que tienen que ver con un cuerpo sin vida se hagan de la manera correcta, es algo que requiere vigilancia y control. Y para esto está la policía sanitaria mortuoria.

Lo habitual es que una persona fallezca por causas naturales y su funeral tenga lugar en las circunstancias habituales, sin que tenga que intervenir directamente la policía mortuoria mas que para la autorización. Por ello, muchas personas no saben qué es y a qué se dedican. Este post arrojará luz sobre las dudas que se puedan tener.

Qué es la policía sanitaria mortuoria

La policía sanitaria mortuoria depende de la actividad de la Administración Pública en materia de salud, y se ocupa de supervisar toda clase de prácticas en relación con cadáveres y restos cadavéricos. También de velar por las condiciones técnico-sanitarias de los féretros, vehículos y empresas funerarias, de los cementerios y otros lugares de enterramiento.

Cuáles son sus funciones

Sus principales funciones se pueden englobar en tres grandes capítulos, que vemos:

  • Control de las prácticas sanitarias que se ejecutan sobre cuerpos humanos sin vida, y que pueden abarcar la extracción de piezas anatómicas o las tareas de conversación temporal, como el embalsamiento y la tanatopraxia. Se incluye también la tanatoestética y el modelado.
  • Establecimiento de las condiciones técnicos-sanitarias a las que se deben acoger las empresas del sector a la hora de manipular y trasladar cadáveres.
  • Vigilancia para que las normas establecidas se cumplan en los cementerios, sean privados o públicos, así como en otros lugares de enterramiento que estén autorizados.

¿Quiénes trabajan en la institución?

En la policía sanitaria mortuoria trabajan funcionarios públicos. Se le considera un cuerpo de seguridad, y para acceder a él hay que pasar un proceso de empleo público. Generalmente, eso implica estudiar oposiciones.

Reglamento de Sanidad Mortuoria: cómo actúan

El reglamento de la policía sanitaria mortuoria está regulado por el Decreto 2263/1974, de 20 de julio, pero se va actualizando con cierta periodicidad para adaptarse a las situaciones, como las epidemiológicas de las enfermedades infecto-contagiosas.

Además, en lo que respecta al transporte de cadáveres, que es uno de los puntos en los que actúa, hay que considerar el incremento del turismo y los accidentes de tráfico, los problemas urbanísticos o los movimientos migratorios de trabajadores. Todo ello motiva constante actualización del reglamento.

¿Cuál dispone que es el destino final de los cuerpos?

Generalmente decimos que dos, el del enterramiento en un lugar autorizado o el de la incineración, porque es donde intervienen las funerarias. Son los más habituales, pero el reglamento también recoge la inmersión en alta mar.

Es bien sabido, además, que los cuerpos pueden usarse también con fines científicos o de enseñanza, pero su final será el mismo que el resto.

¿Cómo se clasifican los cadáveres?

Hay dos grupos. El primero es el de las personas que mueren por cólera, viruela, carbunco o ébola, o cuyos restos están contaminados por productos radiactivos. El segundo es el de las personas fallecidas por cualquier otra causa.

Esta división genera diferencias a la hora, por ejemplo, de exhumar los restos: no se puede proceder con los cadáveres del grupo.

¿Se puede trasladar un cadáver sin féretro? ¿Qué ocurre con los indigentes?

El reglamento establece que no, es decir, prohíbe la conducción, traslado y enterramiento de cadáveres sin el ataúd. De una persona que carezca de medios y se encuentre en la indigencia se debe ocupar el ayuntamiento en cuyo término se haya producido la defunción.

En todo caso, a instancias de gobernadores civiles o jefes provinciales de sanidad, es posible que la policía mortuoria autorice los enterramientos sin féretros ante anormalidades epidemiológicas graves. Establecerá unas condiciones que se deben cumplir.

¿Es posible usar un ataúd para más de un cuerpo?

Por lo general no, los féretros deben contener solo un cuerpo. Sí puede hacerse en los casos de madres y recién nacidos fallecidos en el parto, catástrofes o anormalidades epidemiológicas graves.

¿Cómo dispone el reglamento que se debe actuar tras la defunción?

Cuando un fallecimiento se produce por una causa natural y común fuera del domicilio, la Jefatura Provincial de Sanidad puede autorizar el traslado inmediato al hogar del fallecido, si está próximo y bien comunicado. La autorización precisará las condiciones y requisitos del traslado, pero no procederá si hay que intervenir judicialmente.

La autorización debe extenderse en todos los casos de traslado de un cadáver. No se puede proceder sin ella y, de tener constancia, habría que recurrir a la autoridad judicial y sanitaria.

¿Cuándo se puede exhumar un cadáver?

Se pueden exhumar los cadáveres del grupo II (más arriba explicamos cuáles son), pero solo para lo que indica el reglamento:

  • Volver a enterrar de inmediato en el mismo cementerio sustituyendo el féretro por otro, si este no reúne las condiciones adecuadas según el delegado que intervenga.
  • Trasladar los restos a otro cementerio dentro del territorio nacional, un traslado para el que se necesita autorización. La siguiente inhumación debe hacerse dentro de las 48 horas siguientes.
  • Para ser incinerado.

¿Quién debe autorizar un traslado internacional?

Son los cónsules españoles o los funcionarios encargados de misiones o representaciones diplomáticas quienes deben instruir el expediente para trasladar cuerpos y restos. Además, deben ser sometidos a prácticas de conservación, como el embalsamiento.

Las anteriores son solo algunas de las disposiciones que recoge el reglamento de la policía sanitaria mortuoria, que ya decimos que es el cuerpo que vela por el correcto tratamiento, traslado y destino de cadáveres y restos cadavéricos.

Calificación:
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email