crematorio

Crematorio

Es habitual confundir crematorio y tanatorio o cremación con inhumación. Por eso, hemos redactado esta guía con toda la informacion sobre qué es y cómo funciona un crematorio, así como todo el proceso hasta que se produce la cremación del difunto. Lo vemos a continuación.

Qué es un crematorio

El crematorio es la instalación especialmente destinada a realizar el proceso de cremación o incineración y, en muchos casos, suele estar dentro del propio tanatorio, siendo la empresa funeraria la propietaria de su actividad.

No fue hasta la década de 1870 cuando se instauró el método de la cremación para la “eliminación” de los cuerpos de fallecidos, aunque ya en 1850 existía la tecnología del horno crematorio. En cualquier caso, antes de la Revolución Industrial es cierto que ya se realizaban cremaciones al aire libre con ayuda del carbón.

¿Es lo mismo que un tanatorio?

A pesar de que suelen compartir instalaciones, no son lo mismo.

El crematorio es una zona construida dentro de las instalaciones del tanatorio en la que se encuentra el horno crematorio y en la que se produce la incineración de las personas fallecidas, una vez ha tenido lugar el velatorio.

El crematorio debe tener unas licencias y tecnologías determinadas, como es el control de gases y energía, la automatización del proceso crematorio y un temporizador para controlar el tiempo del incinerado.

Cuando el tanatorio no dispone de horno crematorio, la familia debe desplazarse al crematorio disponible en su ciudad (o en la más cercana).

Cómo funciona el proceso de cremación o incineración

El proceso de cremación se realiza a través del horno crematorio y es relativamente fácil. Este alcanza una temperatura de hasta 900 ºC, lo cual facilita el incinerado de los cuerpos hasta que se reducen a cenizas.

Una vez que ha tenido lugar el velatorio del difunto y, en su caso, la misa religiosa, los profesionales del crematorio revisan el cuerpo en busca de posibles componentes metálicos como anillos, colgantes o similares (también marcapasos) y trasladan el cuerpo hasta el horno crematorio.

Una vez ahí, el cuerpo se coloca en lo que se conoce como RETORTA, una especie de cámara controlada por ordenadores y algoritmos que llevará a cabo el proceso automatizado de la cremación.

En un primer momento, los órganos del cuerpo se vaporizan y oxidan, quedando únicamente los huesos que pasarán posteriormente a lo que se conoce como cremulador. Una vez aquí la reducción a cenizas se completará al 100%.

Una vez que el cuerpo se ha incinerado, las cenizas pasan a un depósito de cenizas que llamamos urna de ceniza. En todo momento, las cenizas van acompañadas de la identificación del fallecido y se entregan a los familiares junto al certificado de cremación unos 2 o 3 días después de la incineración.

¿Cuánto se tarda en incinerar a una persona?

El tiempo estándar viene medido por un temporizador del horno crematorio y se sitúa entre los 70 y los 210 minutos.

¿Se incinera el féretro y las flores?

Sí, el cuerpo es introducido con el féretro, que suele estar fabricado en madera y en materiales que se pueden incinerar junto al cadáver sin el mayor de los problemas.

¿Hay crematorios dentro de los hospitales?

No.

Pueden encontrarse crematorios fuera de las funerarias: en capillas, cementerios o instalaciones independientes.

Lo que sí hay es hornos crematorios en hospitales veterinarios para incinerar mascotas allí directamente.

¿Es malo respirar el humo del crematorio?

Muchos vecinos que viven en las cercanías de los crematorios se quejan de la “incomodidad” de respirar el olor producido por la cremación de cuerpos.

Sin embargo, es preciso aclarar que las emisiones de los crematorios se ajustan a la normativa vigente y, a pesar de que pueden ser contaminantes para la atmósfera, no son perjudiciales para el ser humano.

¿Cómo son las cenizas resultantes?

Cenizas, ni más ni menos.

En general, las cenizas de un cuerpo suelen tener un peso de unos 2,5 kilogramos y, en contra de lo que mucha gente piensa, es imposible que se mezclen con las cenizas de otro difunto puesto que el horno crematorio solo está preparado para la introducción de un único cuerpo.

¿Es más cara la cremación que la inhumación?

El proceso de cremación es más económico que le entierro. De hecho, es una de las razones por las que muchas familias eligen la cremación frente a la inhumación.

El precio de la cremación varía entre ciudades pero sigamos que el rango se sitúa entre los 350 y los 800 euros, siendo el precio medio en España de unos 600 euros.

Calificación:
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email