Contador partidor de herencias: a qué se dedica y cuándo recurrir a esta figura

contador partidor de herencias
ÍNDICE DE CONTENIDOS

Es muy frecuente que surjan roces familiares ante una herencia que, de no solucionarse, podrían desembocar en un conflicto que posiblemente al fallecido le gustaría haber evitado. De hecho, la protección de sus seres queridos y el evitar disputas son deseos frecuentes de alguien que hace testamento.

Para evitar estos conflictos, se puede recurrir a la figura del contador partidor que, posiblemente, incluso fue contemplada por el propio testador. Se trata de alguien externo que no tiene interés directo en la herencia, luego tienen un papel mediador y resolutivo. Profundizamos más en sus tareas en este artículo.

Qué es un contador partidor

El contador partidor es la persona que se encarga de dilucidar cuáles son los bienes hereditarios, cómo deben ser valorados y cómo se han de repartir entre todos los interesados, es decir, entre legitimarios, herederos y legatarios. Puede ser nombrado por el propio testador, por el secretario judicial, por el notario o por los herederos.

Cuando es nombrada expresamente por el fallecido en sus disposiciones testamentarias, es frecuente que se trate del albacea. De hecho, son figuras que se suelen confundir, y el mismo Tribunal Supremo ha aplicado al contador partidor testamentario las normas relativas a albaceazgo por su falta de regulación.

Pero hay algunas diferencias, por ejemplo, que el albacea tiene un cargo representativo de la herencia y debe velar porque esta se cumpla, mientras que la única obligación del contador partidor es que la herencia quede distribuida.

Para verlo más claro, hay que tener en cuenta que su responsabilidad es distinta: el contador partidor puede tener una responsabilidad directa, pero la del albacea será subsidiaria.

¿Quién puede ser contador partidor de una herencia?

Deberá ser un/a especialista en materia de Derecho y Notaría que no tenga interés directo en la herencia, y que debe conocer lo que rige en materia civil, tributaria y de otras ramas. Hay que tener en cuenta que, si se trata de un contador partidor dativo, es el letrado de la Administración de Justicia quien lo nombra, siguiendo lo que la leyes de Enjuiciamiento Civil y del Notariado establecen para el nombramiento de peritos. Se tratará, pues, de un/a amplio/a conocedor/a de la materia.

En caso de que fuera nombrado por el testador, ya decimos que suele tratarse del albacea, y para ser nombrado como tal no se necesita ningún cargo académico. Basta con ser mayor de edad y estar en plenas facultades, pero en la práctica ese cargo lo ejercen abogados y notarios que son de la plena confianza del testador.

Hay que tener en cuenta que el de contador partidor testamentario es un cargo personalísimo, luego solo lo puede ejercer una persona. También voluntario, es decir, no hay obligación legal de aceptarlo. Y gratuito, porque no genera remuneración al margen de la que pudiera contemplar el testador para su albacea. Además, si el testador no ha especificado la duración del cargo en sus últimas voluntades, lo ejercerá por un año.

Más adelante vemos los tipos de contador partidor para que te quede claro de qué hablamos.

Cuáles son las funciones del contador partidor

Una de las primeras tareas del contador partidor, sea dativo o testamentario, es determinar la masa hereditaria. Tendrá que averiguar cuáles son los bienes, deudas, cargas y gastos hereditarios, así como qué corresponde a cada heredero.

El contador partidor realiza la liquidación de gananciales antes de proceder a la partición, si es que fuera este el régimen económico que regía en el matrimonio entre la persona fallecida y su cónyuge viudo/a. Debe valorar los bienes gananciales, de los que ya te hablamos en el artículo correspondiente, pues la mitad de ellos corresponderá al viudo o la viuda.

El resto de la masa hereditaria a repartir lo conformarán la otra mitad de los gananciales y los bienes privativos que tuviera el fallecido, es decir, aquellos que no compartía con su cónyuge en gananciales.

El contador partidor también realiza el cuaderno particional, en el que se identifica a los herederos juntos a los bienes, deudas, avaluó y lotes que corresponde a cada uno.

Clases de contador partidor

Se distinguen dos según su nombramiento: el contador partidor testamentario y el dativo. Vemos las diferencias.

El contador partidor testamentario es el que nombra el propio testador, y en ningún caso puede tratarse de un heredero. Comúnmente, se trata de su abogado o notario de confianza, que puede ser también su albacea.

Posiblemente la intención del testador fuera evitar disputas familiares, así que el contador partidor testamentario realiza el reparto en nombre del testador, y los herederos deben respetar su voluntad. Ni siquiera es necesario que lo que disponga sea aprobado por los interesados, aunque obviamente esos no pierden el derecho a impugnar.

En caso de que el testador no hubiera nombrado contador partidor testamentario y no haya acuerdo entre los herederos, la situación se puede desbloquear acudiendo al contador partidor dativo. Este podrá ser nombrado por el Secretariado Judicial o por Notaría, siempre que soliciten su intervención los herederos que representen un 50% de la herencia, como mínimo

En este caso, una vez se efectúe la partición, los herederos sí tienen que aprobarla. Si alguno se opone, podrá ser aprobada por el notario o el secretario judicial, según el caso, aunque también se puede impugnar.

Precio: ¿cuánto cuesta?

Como hemos dicho, el de contador partidor testamentario es un cargo voluntario, gratuito y temporal. Si se trata de un/a abogado/a o notario/a, que es lo habitual, ya acordaría sus honorarios con el testador en concepto de asesoría u otros.

En cuanto al contador partidor dativo, es difícil de decir porque puede variar mucho entre comunidades autónomas. Este tipo de cuestiones las fijan los colegios de abogados, como el de Madrid, que en julio de 2013 estableció criterios a aplicar para los honorarios del contador partidor dativo.

Este tomará como base para el cálculo el valor activo de los bienes y aplicará un 15%, siempre que el inventario estuviera hecho. Pero si el inventario no se hubiera realizado aún o hubiera alguna discrepancia sobre los bienes a incluir, pueden aplicar hasta el 20%, según el trabajo que se requiera y su complejidad.

Conclusiones

El contador partidor de una herencia puede ser nombrado por el propio testador en el testamento, o bien por un Letrado de la Administración de Justicia o un notario. El primer es el denominado contador partidor testamentario, mientras que el segundo, el dativo, será nombrado a instancias de los interesados que lo soliciten. Eso sí, deben requerirlo quienes ostenten un 50% o más del caudal hereditario.

Por el conocimiento que suelen tener y las funciones que desempeñan, la figura del contador partidor es útil para evitar conflictos familiares. Es preciso recordar que, aun siendo nombrado por la Justicia, lo que ha iniciado el procedimiento es una solicitud, y no una demanda contra los demás herederos.

Aún no se habrá recurrido al procedimiento de herencia contenciosa, que para los expertos es la última vía por ser la más larga y costosa. Y, seguramente, también la más traumática para la familia.

Recordamos, por otra parte, que ni siquiera hace falta acudir a la figura del contador partidor si no se ha nombrado en testamento, pues además del reparto ordenado por el testador o el que ejecuta el contador partidor dativo, está la vía del acuerdo entre los herederos. En la mayoría de los casos, es la más rápida, fácil, económica y pacífica, luego debería ser la deseada.

VALORACIÓN DEL ARTÍCULO
5/5

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMPARTIR ATÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on print