columbario

Columbario

Si no sabes qué es un columbario ni cuánto cuesta te animamos a seguir leyendo para despejar todas tus dudas.

Qué es un columbario. Etimología y significado

Un columbario es un tipo de nicho de tamaño reducido que ha sido especialmente diseñado para contener los restos de personas que, tras su fallecimiento, han sido incineradas. Se conoce también como nicho para cenizas y, junto a los llamados Jardines del Recuerdo, son la forma más popular de depositar las cenizas mortuorias.

Básicamente, se trata de un lugar habilitado en el cementerio, o en algunas iglesias, para guardar la urna con las cenizas del difunto. Lo reconocerás porque se construyen en un muro en el que se encuentran multitud de ellos, sellados con planchas de mármol, y tienen forma cuadrada y pequeña.

Origen e historia

¿Sabías que el término “columbario” viene del latín “columbarium” y significa “palomar”; y que precisamente su apariencia similar a los palomares ha propiciado que lo llamemos así? Su similitud con los palomares se nota sobre todo cuando los columbarios están vacíos, sin mármol sellado ni nada que tape los recuadros.

Si hablamos del origen del columbario tendríamos que trasladarnos a la época romana. Allí, los columbarios romanos tenían forma cuadrangular y en su interior se encontraban pequeños nichos de forma semicircular, siendo así mucho más parecido a un palomar que los columbarios que conocemos en la actualidad.

Ventajas de un columbario

Además de que es relativamente fácil hacerse con un columbario, este tipo de nicho destaca entre las familias de los fallecidos por su precio más económico respecto de un nicho estándar.

Y es que el hecho de que la urna y las cenizas no supongan un riesgo para la salud pública los convierte en un tipo de nicho que puede construirse prácticamente en cualquier lugar.

En pleno 2020, existen columbarios no solo en cementerios, sino también en iglesias, catedrales e incluso campos de fútbol famosos. Así, por ejemplo, algunos de los columbarios más famosos en España son el del Valle de los Caídos, el del Atlético de Madrid, el de las Carmelitas, el de la Almudena o el de Cautivo de Málaga, por poner algunos ejemplos.

¿Qué pasos seguir para depositar cenizas en un columbario?

Para enterrar las cenizas del difunto en uno de estos columbarios, depositadas en su correspondiente urna cineraria, es preciso realizar una serie de trámites.

  • Deberás presentar la carta de acreditación de cenizas, que es un documento que te entrega la empresa funeraria encargada de realizar la cremación. En él constan los datos personales del fallecido, así como el lugar y la hora d ella cremación.
  • Certificado de defunción.
  • Realizar el pago del precio del columbario.

Precio: ¿cuánto cuesta un columbario?

El precio de un columbario depende de la localización en la que se encuentre, del periodo de concesión que se desee adquirir y de las filas que se ocupen, siendo la primera y segunda más caras que la tercera y la cuarta.

Hay que decir que al ser un tipo de nicho de dimensiones más reducidas, suele ser más económico que un nicho estándar. De hecho, esta es una de las razones por las que muchas familias eligen depositar las cenizas en un columbario.

Eso sí, resulta más económico esparcir las cenizas en los Jardines del Recuerdo.

Si la persona fallecida tenía contratado un seguro de decesos, consulta primero con la compañía aseguradora si el precio del columbario está cubierto en el capital de servicio.

En cuanto a cifras, encontramos columbarios para 5 cenizas en Madrid por unos precios que rondan los 1000-4500 euros, números que varían mucho entre unos cementerios y otros. E incluso, dependen también de la situación del columbario dentro del cementerio.

Otras ideas para depositar cenizas

Cuando hablamos de las cenizas funerarias ya mencionamos el columbario, pero también existen otras opciones para depositar o esparcir las cenizas de un difunto.

Ya hemos mencionado en este artículo la posibilidad de esparcir las cenizas en las zonas habilitadas en los cementerios que se conocen con el nombre de Jardín del Recuerdo.

Otra opción es conservar la urna en el domicilio e incluso dividir las cenizas en distintas urnas pequeñas para repartirlas entre los familiares más allegados. No es la elección habitual, pero algunas familias lo hacen.

También se pueden guardar las cenizas en otro tipo de accesorios, como anillos, colgantes o similares.

Y, por último, las cenizas también se pueden esparcir en el mar o en el bosque.

La elección dependerá de las voluntades del difunto o, en caso de que  no las hubiera, de las preferencias de la familia.

Calificación:
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email