ataúd féretro

Ataúd o feretro: definición, diferencias, tipos y precios

¿Tú también pensabas que ataúd era sinónimo de féretro?

Ante la confusión extendida respecto a ambos términos, nos hemos decidido a aclararte qué es un ataúd, qué tipos existen, cuánto cuestan y cuáles son las principales diferencias respecto al féretro.

Comenzamos.

¿Qué es un ataúd?

La palabra en sí es de origen árabe y significa justamente esto: caja, cajón.

Ya en el Oriente Medio se utilizaban cadas funerarias para conservar a los difuntos y estaban fabricadas en mimbre. Posteriormente llegaron los ataúdes de madera, que permitían mejor sellado y eran más ligeros y resistentes.

Un ataúd es una caja, comúnmente fabricada en madera y utilizada en muchos ritos religiosos de distintas culturas, que se utiliza para depositar un cadáver, protegerlo y transportarlo hasta el lugar en el que tenga lugar el entierro o incineración.

En el caso de que se haya optado por la inhumación, el ataúd conservará el cuerpo del difunto con la tapa cerrada.

Un féretro se caracteriza por tener una tapa de vidrio y un acolchado interior sobre el que descansará el cuerpo del fallecido y puede estar fabricado en distintos tamaños y materiales.

Diferencia entre ataúd y féretro

Existe mucha confusión en torno a las palabras ataúd y féretro porque, aparentemente, se utilizan como sinónimos sin ser exactamente iguales.

La principal diferencia entre un ataúd y un féretro es la forma de la caja. Básicamente, el ataúd tiene geometrías más duras y hexagonales, mientras que el segundo puede ser más redondeado y ornamentado, aunque lo normal es que sea rectangular. Además, el primero suele tener la parte superior, en la que reposa la cabeza del difunto, más ancha que la parte inferior, aunque no tiene por que ser así necesariamente (depende del modelo).

La típica caja funeraria con forma hexagonal que aparece en dibujos animados y películas sería, para aclarar, un ataúd.

Hay que añadir que en los últimos años ha sido el féretro el tipo de caja funeraria más utilizada y con mayor variedad en cuanto a diseño.

Tipos de ataúd

Elegir la caja en la que va a reposar en paz un ser querido no es tarea fácil. Cuando la persona fallecida tiene un seguro de decesos, la elección del ataúd o féretro deberá ajustarse al presupuesto del que se disponga para el sepello. Suele ser el agente de seguros que se desplaza y acompaña a los familiares el encargado de aconsejar a la familia qué féretro elegir, así como su preparación con el difunto.

Son momentos difíciles y, muchas veces, no se presta atención a la elección del ataúd, que puede ser de muchos tipos en función del material de la caja, de las medidas o de la decoración que integre.

Según el material

En función de los materiales de fabricación utilizados podemos encontrar ataúdes de madera, cristal, ecológicos e incluso metal.

De madera

Los ataúdes de madera son los habituales, aunque hay que decir que pueden ser de muchos tipos en función de la calidad de la madera utilizada.

La madera que se usa tradicionalmente suele ser de pino, pero también se estila la madera de chopo, cedro, caoba, álamo, cerezo o nogal.

En este punto añadir que existen ataúdes de aglomerado chapado más baratos, que suelen ser los más habituales en casos de incineración del cadáver.

Ataúdes ecológicos

El respeto y conservación del medio ambiente, así como la proliferación de de funerales civiles, ha propiciado la moda de comprar un ataúd ecológico.

Pueden ser de mimbre, bambú, madera paulownia e incluso cartón, pero cualquiera de ellos debe estar homologado y ajustarse a la normativa higiénico sanitaria que rige para la conservación de cuerpos y enterramientos de los mismos.

De metal y vidrio

Son los menos utilizados y, de hecho, no es fácil encontrarlos, aunque no es imposible.

Especiales

Hay que añadir que cuando suceden muertes “anormales” causadas por enfermedades infecciosas como la peste, la difteria, el cólera, radioactividad o ahora también el coronavirus, lo normal es que se coloque al fallecido en un ataúd especial. En estos casos no es la familia la encargada de elegir el féretro, sino las autoridades sanitarias.

Según medidas

En función del sexo, edad y tamaño del fallecido se pueden encontrar distintas medidas de ataúdes.

Existen tamaños especiales para neonatos, para niños, para hombres y para mujeres.

Así, en función de la estatura y el peso del difunto se deberá elegir el ataúd de una u otra medida. Decir también que, para casos de peso y estatura fuera de la media, existen cajas funerarias XL.

Según diseño

La decoración del ataúd también influye en el precio final, pero son muchas las familias que utilizan este factor para decantarse por una u otra caja.

Existen ataúdes modernos, con diseño antigo o decorados con cruces y otros ornamentos típicos de ritos religiosos.

Precio: ¿cuánto cuesta un ataúd?

Los precios de los ataúdes y féretros es muy variado en función del material de fabricación y los ornamentos o decoraciones que incluya el mismo. Hay que tener en cuenta que la calidad de la madera influye y que cuánto mejor, más perdurará en el tiempo; pero también será más cara.

Dar una cifra es muy atrevido porque el precio depende de muchas cuestiones, pero digamos que un ataúd estándar puede costar entre 800 y 1500 euros, mientras que los que son de gama media y alta pueden llegar a superar los 2500 euros fácilmente.

En cambio, el féretro sí puede adquirirse a un precio algo más económico y por unos 300-700 euros es posible comprar un féretro de madera estándar. Si nos vamos a los modelos de lujo y ultralujo pueden verse cifras desde los 3000 a los 30.000 euros.

Hay que decir en este punto que cualquier ataúd o féretro debe cumplir con la normativa sanitaria. Por eso no es válido cualquier material o sellado y lo recomendable es comprarlo directamente en la funeraria para evitar problemas, tal como precisamos más abajo.

¿Hay ataúdes baratos?

Los ataúdes de cartón ecológicos son los más económicos, están homologados por el ministerio de Sanidad y se pueden comprar a través de distintas empresas no funerarias.

También puede optarse por elegir el modelo de ataúd o féretro más barato disponible en el catálogo de la funeraria.

Cuando existe seguro de decesos y se elige el féretro y las flores y ornamentos más económicos, la aseguradora está obligada a devolver el importe sobrante del sepello contratado por el fallecido.

Por último, solo añadir que también se pueden comprar ataúdes de segunda mano, pero no es lo habitual y no es nada fácil encontrarlos.

¿Lo cubre el seguro de decesos?

Sí. Cuando el fallecido tenía contratado seguro de decesos el importe del funeral está cubierto, siempre y cuando las elecciones del féretro, flores y otras cuestiones se adapten al presupuesto de entierro contratado.

¿Dónde comprarlo?

Las funerarias disponen de un amplio catálogo de ataúdes y féretros de todos los tipos, medidas y precios.

¿Se puede comprar online?

Sí, la gran mayoría de funerarias tienen página web en la actualidad y en ella se puede consultar catálogo de féretros, así como precios y condiciones de transporte. Sin embargo, lo habitual es comprarlo

Como suele decirse, todos los días son buenos para aprender algo nuevo y ahora tú ya sabes qué es un ataúd y en qué se diferencia de un féretro.

Calificación:
5/5
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email