COMPARTIR ATÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Aceptación de la herencia a beneficio de inventario: qué supone y cómo se hace

que supone aceptación de la herencia a beneficio de inventario
ÍNDICE DE CONTENIDOS

La aceptación de la herencia a beneficio de inventario es un mecanismo al que pueden recurrir los herederos de una persona fallecida que tuviera contraída deudas. Y es que, como venimos insistiendo al hablar de sucesiones, la herencia no solo comprende los bienes y derechos, sino también las deudas, las cargas y las obligaciones. Nada de lo anterior se extingue con la muerte de la persona.

Puede que heredar no resulte tan ventajoso como se pueda pensar en un primer momento, así que es necesario informarse bien. Apuntamos lo más destacado del beneficio de inventario para que tengas una idea certera de cómo funciona.

¿Qué significa aceptar la herencia con beneficio de inventario?

Una herencia puede tener deudas que, hasta el momento, eran desconocidas por el heredero, como pueden ser avales y fianzas, deudas con hacienda o responsabilidades por daños. Son cargas y obligaciones que, como decimos, no se extinguen cuando la persona fallece. Es el heredero quien debe responder ante ellas.

Aceptar una herencia a beneficio de inventario supondrá que se usan los bienes herederos para saldar esas deudas que dejó la persona fallecida. Una vez satisfechas estas, al heredero corresponderá el montante sobrante, en caso de haberlo.

¿Dónde se regula el beneficio de inventario en España?

Es el Código Civil el que dedica los artículos desde el 1010 al 1034 a regular esta figura jurídica. En ellos se dispone que el heredero siempre tiene derecho a aceptar la herencia a beneficio de inventario, incluso cuando el testador se lo haya prohibido en testamento.

En las comunidades autónomas donde proceda, hay que atender al Derecho foral. La aceptación de herencia a beneficio de inventario en Cataluña se entenderá hecha si no hay manifestación expresa en sentido contrario. En el resto de España, sin embargo, se debe solicitar expresamente.

Además de en Cataluña, es necesario conocer las diferencias que se apliquen en País Vasco, Baleares, Navarra, Aragón y Galicia.

¿Qué implica?

Lo más importante a tener en cuenta en la aceptación de herencia con beneficio de inventario, es que el heredero no responde con su propio patrimonio ante las deudas y obligaciones de la persona fallecida. Se extrae de cualquier responsabilidad el patrimonio propio del heredero.

Insistimos: el heredero solo estará obligado a satisfacer la deuda con los acreedores con el patrimonio del causante, no con el propio. Es necesario tener esto bien presente, porque con la aceptación pura y simple sí responde con su patrimonio. Se entiende que la herencia y los bienes propios pasan a conformar un patrimonio único con el que se puede responder ante deudas.

Es cierto que recurrir a la opción del beneficio de inventario tiene un coste extra porque es necesario valorar los bienes, derechos y obligaciones. Pero si tu ser querido dejó deudas y temes por tu propio patrimonio, lo recomendable suele ser que aceptes a beneficio de inventario.

Cómo aceptar una herencia con beneficio de inventario

En el procedimiento de aceptación de herencia a beneficio de inventario se distinguen tres momentos clave: la aceptación en tiempo y forma, la formación del inventario y el pago a los acreedores y legatarios, que antecede a los efectos propios de dicho pago. Lo vemos con detalle.

La aceptación

La aceptación de herencia con beneficio de inventario debe ser ante notario. Es necesario acudir a la notaría del lugar donde la persona fallecida tuviera su domicilio o residencia habitual, lo que se puede certificar con su DNI o con el certificado de empadronamiento. También puede ser el lugar en el que tuviera la mayoría de su patrimonio, para lo que requerirá prueba; o el lugar de su fallecimiento, para lo que se necesitará el certificado de defunción.

Los documentos que debes aportar son el certificado de defunción, el de últimas voluntades y una copia autorizada del testamento, o la declaración de herederos intestados en caso de que no hubiera testamento. Serán los necesarios para autorizar al notario a que realice escritura pública a partir del modelo correspondiente, lo que tiene un precio que no debe superar los 100 euros.

Ten en cuenta que puedes solicitar el inventario antes incluso de aceptar o renunciar a la herencia, lo que es muy recomendable. Así sabrás exactamente qué hay en ella, cuáles son las posibilidades de saldar deudas y qué quedaría tras hacerlo. Pero, sobre todo, sabrás si te conviene aceptar o repudiar la herencia, algo que puedes hacer después del inventario.

La formación de inventario

Una vez solicites la vía del beneficio de inventario, el notario iniciará un expediente y citará a legatarios y acreedores afectados, lo que se hace mediante anuncios. Asimismo, necesitará recabar las certificaciones del inmueble o inmuebles de la persona fallecida en el Registro de la Propiedad.

Después incorporará todos los documentos recabados para poder justificar todo el activo y el pasivo de la herencia, y nombrará a peritos para que valoren los bienes.

En definitiva, debe tramitar un expediente cuyo coste llegará a los 500 euros con bastante probabilidad. El número de folios y las diligencias a realizar pueden incrementar considerablemente el coste, pero siempre será mejor pagar por ello que responder con el patrimonio propio a la deuda del causante.

El pago a los acreedores

Hecho todo lo anterior, se procederá al pago a los acreedores si no hubiera ningún juicio pendiente. Según expertos/as, nuestro Código Civil no es demasiado claro en ninguna de las materias relativas al beneficio de inventario, pero la doctrina y la jurisprudencia sí dejan claro que el heredero no tiene restringido el poder de disposición.

El heredero no tiene plazo para pagar a los acreedores, solo para iniciar el inventario y concluirlo. Podría no pagar hasta que los acreedores lo reclamasen, por ejemplo, porque vayan venciendo las deudas. Pero no perderá beneficios por no pagar.

¿Cuál es el plazo de aceptación máximo?

Para empezar, hay que tener en cuenta que el heredero puede acogerse a su derecho a deliberar. De esta forma, después de haber sido llamado a herencia, puede manifestar ante notario y en escritura pública que quiere pensar si acepta o renuncia a la herencia.

Al margen de lo anterior, hay un plazo de aceptación de herencia a beneficio de inventario, pero variarán en función de diferentes supuestos. Si el heredero dispone de la herencia o de una parte de ella, el plazo es de 30 días. Si no posee parte alguna ni ha comenzado gestiones, el plazo de 30 días se contará desde que expire el requerimiento notarial por el que se le exige que se pronuncie sobre la aceptación o repudiación de la herencia. Este requerimiento puede ser solicitado por cualquier interesado.

Si no se dieran ninguno de los casos anteriores, la vía del beneficio de inventario estará disponible mientras no prescriba la acción para reclamar la herencia. En principio, esta está fijada en 30 años.

En todo caso, una vez se realice la aceptación a beneficio de inventario ante notario, este dispone de 30 días para citar a acreedores y legatarios. Hecho esto se iniciará el inventariado fiel de todos los bienes, derechos y obligaciones, lo que incluye la valoración económica.

Es posible que se trate de un proceso farragoso por volumen y heterogeneidad, por lo que el inventariado concluirá a los 60 días. Sin embargo, el notario puede considerar prorrogarlo hasta un máximo de un año.

Cabe mencionar que el resto de herederos no tienen que estar de acuerdo, luego los plazos no se verán afectados por el bloqueo de ninguna de las partes. Es recomendable que se actúe de manera común, pues de lo contrario cada uno tendrá que afrontar gastos notariales y de otra índole por separado. Además, si se actúa en conjunto será más fácil saldar las deudas y evitar problemas.

Recomendaciones finales

El plazo que más apremia es el de la propia aceptación de la herencia a beneficio de inventario, que puede ser de solo 30 días. Lamentablemente, la necesidad de realizar el trámite puede juntarse con algunos de los peores momentos del duelo, pero es necesario actuar a la mayor brevedad posible. Está en juego el patrimonio propio.

Por otra parte, se deben considerar las posibilidades de perder el beneficio de inventario para evitarlas. Sucederá así no se incluyen bienes, derechos o acciones a sabiendas; si se vende parte antes de pagar deudas o el dinero resultante no se destina a pagar deudas; o si no se comienza o se acaba el inventario dentro de plazo.

En definitiva, la aceptación a beneficio de inventario es un mecanismo al que pueden acogerse los herederos cuando el causante tenía deudas, cargas y obligaciones, y no quieren responder con su propio patrimonio ante ellas. No hace falta que exista acuerdo entre ellos, pero sí que se proceda lo antes posible para no perder el derecho por una cuestión de plazos.

VALORACIÓN DEL ARTÍCULO
5/5

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Necesitas ayuda con el papeleo?

Si necesitas una gestoría profesional que se encargue de todo el papeleo funerario, de herencias, testamentos, etc

PODEMOS AYUDARTE